Museo del juguete

A los niños les encanta y para los adultos representa un „respiro", aún si hace mal tiempo.